Historia de la Yurta

 

El Yurt o Yurta es la vivienda portátil tradicional de los grupos de pastores nómadas de la estepa de Asia central.
Su nombre en mongol es Ger,  que significa “tienda de fieltro”. La palabra Yurt es el principio de una palabra turca que se refiere a la impresión dejada en la tierra por una yurta recién quitada, y por extensión, actualmente, el significado de Yurt en este idioma hace alusión a  “patria” o “dominio”.
El nombre Kazakh original utilizado  para describir la yurta como vivienda es Kïiz Üy y significa “casa de fieltro”.

 

 

Mongolia es una planicie alta, donde la mayoría de las alturas sobrepasan los 1000 metros sobre el nivel del mar. El clima suele ser extremadamente seco, duro, con fuertes vientos y grandes variaciones de temperatura entre el invierno y el verano.
El diseño original de la yurta es muy adecuado para resistir las variaciones climáticas propias de las regiones de las que procede, combinando su extraordinaria estabilidad con su facilidad de transporte.
Su diseño es circular y combina esencialmente un marco hecho de varas de madera (que incluye las paredes, vigas del techo y una corona central sostenida por un par de columnas)  fijadas entre sí  con tendones y crin de caballo, y originalmente recubierto con fieltro aunque en la actualidad también con lonas e incluyendo puerta de madera.

 

 

La yurta desde tiempos antiguos ha tenido un profundo significado místico. Representa el universo en el microcosmos: el suelo (la tierra), el techo (el cielo) y la corona del techo (el sol). Está orientada a las cuatro esquinas de la Tierra.
La yurta contiene también los 5 elementos básicos  de la cultura asiática: Tierra (el suelo), rodeada de Madera (la estructura), incluye al  Fuego (dentro de la estufa), rodeado de Metal (la rejilla), y hay Agua (en el pote sobre la rejilla). La estufa se considera sagrada también, con el humo ascendiendo hacia los cielos…